Clématide

La Sierra de Segura nos regala plantas autóctonas que son dignas de admirar. La Clematis Vitalba es una de ellas. Sus semillas, una vez han alcanzado el punto de madurez suficiente, son llevados por el viento hacia su nuevo destino, donde podrán, germinar, crecer y desarrollarse si se dan las condiciones oportunas. Metáfora del destino que elegimos muchos de nosotros cuando cambiamos de lugar para “crecer y desarrollarnos”

Hemos adaptado el telar para que podamos tener los orillos sujetos, sin necesidad de anudar a lo largo de toda la bufanda, dejando flecos en los laterales emulando la morfología de estas semillas y su capacidad y determinación para adaptarse a nuevos destinos.



Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña